La complejidad del mundo lo convierte en inexpresable. No hay ninguna forma de comunicación que pueda convertir el mundo en algo transparente a nuestros ojos.