La superioridad de lo negativo la confirma el hecho de que la negación de la negación es siempre una afirmación, mientras que la afirmación de la afirmación no es nunca una negación.

«Como la luz precontiene en sí causalmente el conocimiento de las tinieblas, no conociendo las tinieblas más que desde la propia luz». [1]