¿Qué vida podemos considerar bella? ¿La del animal que carece de lenguaje y por ello nos parece puro y transparente en su forma de ser?

A veces parece que no hallamos en la vida humana nada que pueda proyectarla más allá del lugar y momento en el que se produce. Ser históricos es precipitarnos en un pozo de contingencia.