Todos los ritos son insuficientes