Las palabras solo son el modo en que las carnes afrontan (o aceptan) su destino.